219731
Esos "patatús" de diciembre se pueden frenar | Con la gente | 2001online.com
 
 
 
 
2001online.com @2001OnLine Facebook 2001Online Aniversario 2001 2001online.com @2001OnLine Facebook 2001Online Aniversario 2001
09:18:34 PM 
 
 
 
 

Esos "patatús" de diciembre se pueden frenar

Foto:Referencial
Foto:Referencial

Ana Cristina Blanco

Llegó diciembre y con él los resfriados, gripes, alergias y depresiones. Contrario a lo que se cree no es normal que “Pacheco” ataque de esa forma ni que la nostalgia del “faltan 5 pa’ las 12” baje las defensas. Esto se puede prevenir y sobre todo curar porque la buena noticia es que es realmente fácil, tal como aseguran los expertos.

“Lo primero que hay que tomar es consciencia”, asegura Oscar Trujillo, terapeuta de medicina bioenergética, acupuntura, biomagnetismo y otras terapias manuales, con postgrado en acupuntura bioenergética y moxibustión de la Universidad Santiago de Compostela, en España.

Durante 15 años ha visto que durante diciembre se presentan enfermedades tanto físicas como emocionales que tienen mucho que ver con las fiestas de Navidad y fin de año.

Explicó la razón: “En estas fechas las personas tienen por tradición estar con la familia y a la vez ocuparse del trabajo, pero en realidad desean únicamente estar compartiendo con sus amigos y familiares. Eso afecta mucho la parte emocional sobre todo si no está el papá, la mamá o los hijos; si ha muerto un ser querido; o si no están en el lugar o ciudad a la que pertenecen con estos familiares”. Esto se refleja en el cuerpo con problemas de tensión, diabetes, accidentes cerebrovasculares (ACV), y parálisis facial o corporal, detalló.

Por otra parte, las personas suelen comer en abundancia y mezclar los alimentos en diciembre, lo que provoca intoxicaciones. “Es común ingerir hallacas, pan de jamón, cochino, pollo o pavo junto con distintas clases de bebidas, alcohólicas o no, y todo en exceso. Eso afecta el sistema digestivo de forma importante y todos los demás órganos porque nuestro cuerpo actúa de manera holística. Así como se afecta el estómago puede afectarse la vesícula, el colon, el corazón, o cualquier otra parte y esto incidirá en la parte emocional porque si la persona está enferma no podrá disfrutar con su familia todo lo que desea o viajar a donde están sus familiares”, indicó Trujillo.

Mitchell Araújo de Trujillo, también terapeuta en medicina tradicional china con maestría en acupuntura tradicional china, taoísta y coreana, explicó que “lo físico y lo emocional forman una autopista de doble vía. Puede ocurrir que una persona está compensada pero empieza a comer mal y eso le produce depresión porque se descompensa a nivel químico, es decir, lo físico hizo que cayera en un estado emocional desfavorable. También se puede dar al contrario: vienen la nostalgia, los recuerdos de años anteriores, las cosas que han pasado en épocas semejantes a estas en toda su vida y eso hace que la persona empiece a descompensarse en la parte física”.

Gripes y resfriados

El clima juega un papel tan crucial en la salud de las personas que según la Medicina Tradicional China las enfermedades son causadas por la herencia, la alimentación, el clima y las emociones, en partes iguales.

Además, las enfermedades parecen dictáme- nes del clima y son catalogadas como humedad, frío, fuego o viento.

“El clima genera males comunes como gripe o resfriado en esta época. Es decir, hay un exceso de frío y el cuerpo se enfermará si no está preparado. Por eso, con la acupuntura y biomagnetismo se pueden prevenir enfermedades y también pueden tratarse durante y después. La preparación activa el sistema inmunológico y fortalece la parte emocional”, destacó Trujillo.

Para esta corriente médica, cada órgano y cada víscera en cierta temporada del año cumple un papel fundamental porque llevan la mayor carga de trabajo.

“Ahorita en diciembre, enero, febrero y marzo los que llevan la mayor cargo son el riñón y la vejiga. Entonces del primero al 21 de diciembre, es crucial preparar esos órganos para que todo el cuerpo pueda soportar los embates climáticos propios de la temporada”.

Esto ocurre en cada cambio de estación, es decir, cada cuatro meses. “En cada cambio de estación hay un periodo de 21 días de fortale- cimiento del cuerpo. Si las personas lo aprovechan, las enfermedades que vengan propias de la estación no serán tan agresivas con ese cuerpo.

Si además eso se combina con alimentación balanceada, consumo apropiado de agua, ejercicios, respiración y descanso, todo propende al mantenimiento de la salud”, indicó Araújo de Trujillo.

Como la alimentación es tan importante, en cada estación lo idóneo es aumentar la ingesta de los frutos de la temporada. En este mes es de granos, frutos secos, frutos rojos que aumentan las defensas del organismo, mandarina, así como carbohidratos y tubérculos.

Lo primero a tomar… consciencia. Las intoxicaciones son comunes en esta fecha porque las personas combinan los alimentos: dulce con amargo, exceso de harina, grasas, aliños y porque es la tradición “comer de todo y beber de todo”. Sin embargo, todos los especialistas coinciden en que los excesos son el primer enemigo del cual hay que cuidarse.

“Lo principal que hay que hacer es tomar conciencia. Si nos están dando una hallaca y hay otros manjares propios de la fecha, debo pensar en que puedo consumirlos después. Lo principal es ver que nuestra salud está en juego. No se puede ligar todo porque no va a digerirse, entonces se fermenta y eso provoca la intoxicación. Por eso hay que tomar conciencia. Hoy comemos una cosa, y guardamos para el almuerzo o para la cena”, recomendó el especialista Oscar Trujillo.

“Si estás en una fiesta, come y espera al menos una hora antes de empezar a tomar alcohol o líquidos para darle tiempo al cuerpo de digerir un poco y así no se afecta tanto. Hay que tratar de no comer y beber al mismo tiempo aunque el venezolano es muy pasapalero, le gusta picar. Pero eso es nocivo. Siéntese a comer y espere antes de beber, sobre todo si las bebidas son alcohólicas”, agregó Mitchell Araújo.

Asma y alergia… por culpa del intestino. Otro mal común en la época decembrina es el binomio asma-alergia, enfermedades que también se presentan por separado. Marielly Herrera Maimone, imnunopediatra y especialista en alergias, autismo e inmuno- deficiencias primarias en niños y adultos, aclaró que el concepto de qué es la alergia cambió con las investigaciones científicas.

“Ahora se comprende que hay una reacción exagerada del cuerpo a un elemento externo que puede ser un olor fuerte, frío externo o un alimento y se manifiesta con una inflamación”, precisó.

Hasta hace unos 15 años se hacían pruebas de alergia e inmunoterapia para diagnosticar y tratar -respectivamente- las afecciones que se creían ocasionadas por el capin melao (planta rosácea que florece en las faldas del cerro El Ávila durante diciembre). Sin embargo, Herrera aseguró que estas nunca funcionaron.

Si yo reacciono exageradamente al capin melao es porque no tengo cómo frenar la capacidad que tiene mi cuerpo de inflamarse. Lo normal es la nariz haga una dilatación brusca porque para ella ese olor es un ataque que puede dañar al pulmón. Si mi nariz está inflamada el ataque que me da es peor, con estornudos y moqueos, pero si está sana no me doy cuenta de que está dilatada o no”, aseveró.

El asma y la rinitis, por su parte, son una reacción al frío. “Ocurre algo similar”, relató Herrera. “Estás inflamado y ante el frío la inflamación va a impedir que las funciones del bronquio y la nariz -que es calentar el aire- las haga bien.

Entonces si entro en frío mi nariz se erecta para calentar el aire y mis bronquios se cierran para que el aire no llegue tan frio a los alveolos. Si bronquio y nariz están inflamados yo estornudo y toso; pero no estoy tosiendo por frio sino porque el bronquio está inflamado y no puede hacer su trabajo”.

Aunque cueste creerlo, la razón de ambos males es la misma y está en el intestino delgado. “En el intestino está el 70% del sistema inmunológico, es decir, es el órgano principal de este sistema. Por eso, la microbiota intestinal habla de que los pacientes con asma tienen un trastorno de la microbiota bronquial, que está relacionada con la microbiota intestinal”, dijo Herrera.

En cuanto al frío, explicó que “es una variable que hace poner en evidencia la inflamación pero no es la causa. La causa es una pérdida de la regulación inmunológica por cómo me alimento y cómo me siento”.

Así que también hay relación directa con las emociones y el intestino, y por extensión, con el asma y las alergias. “Los pacientes asmáticos se sienten asfixiados por una situación emocional aunque les cueste aceptarlo. Si es asma de un niño, es porque tiene una mamá asfixiante”.

La paz es la cura. Marielly Herrera Maimone también es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Venezolana de Asma, Alergias y Alergología. Su principal recomendación para las dolencias alérgicas y asmáticas “es procurar la paz intestinal.

Es un círculo de ganancia, al cambiar las emociones se modifica el intestino y si haces un cambio de alimentación modificas tus emociones. La clave es que estés siempre en positivismo. Este concepto también se puede aplicar para lograr “la paz nasal”.

“Si usted está deprimida probablemente es porque está metida de cabeza en la situación del país. Si además está comiendo mal, alergia es lo menos grave que le puede dar”, puntualizó la experta. Detalló que ser positivo no es estar siempre riendo ni negarse a ver la realidad.

“Se trata de cambiar la forma de ver las cosas para que las cosas cambien de forma. El venezolano tomó la decisión de mejorar al país a pesar de la política y hay miles de emprendedores, por eso el mundo online está creciendo”.

Aseguró que la alimentación de los venezolanos ahora puede ser perfecta, porque antes se consumían más productos empaquetados y procesados. “Ahora todo se compra en el mercadito de los gochos y hay menos obesidad; no se puede ingerir licor todo el fin de semana y muchos eliminaron la pastilla para la tensión.

Con esta alimentación solo falta que las personas dejen de estar agobiadas para que tengan una salud óptima. Hay que ser coherente: pensar y sentir lo mismo, porque eso previene la alergia, la obesidad, la hipertensión y muchas dolencias más”, subrayó.

¿Y la paz emocional? Hay más de cinco millones de venezolanos que migraron forzosamente, así que hay millones de familias incompletas en el suelo patrio. Esto, innegablemente, produce dolor, tristeza, depresión, sin importar la edad.

Hilema Suárez, psicólogo clínico y psicoanalista con 15 años de experiencia en consulta privada enumeró dos de los duelos presentes en la sociedad venezolana.

“Esta es época de reunión o unión si alguien falta es más patente y hay personas que lo viven con tristeza, nostalgia, melancolía, con tantas separaciones en Venezuela puede ser más dura para ciertas personas”, indicó.

En segundo lugar, “hay otro duelo que es el de lo que uno podía hacer, comprar, tener en Navidad y ahora no porque el poder adquisitivo ha mermado. No es una patología pero las personas lo padecen y lo lamentan”.

Ambos pueden tratarse personalmente. Lo primero es hablar. “El recurso de la palabra es muy valioso y poderoso porque al decir lo que sentimos lo escuchamos y así se puede procesar.

 

Ser escuchado de forma respetuosa y con mucha atención es importante, si no tiene con quién conversar es vital que busque un especialista”. Resaltó que si la persona no está anímicamente bien eso baja las defensas y puede enfermar por no descargar y quedarse con esa tristeza.

 

Ante el duelo migratorio hay recursos tecnológicos, indicó. “La gente se las arregla con los dispositivos. Hay aplicaciones como WhatsApp y Skype para hablar. Si no es posible, puede pensar: No paso la Navidad con ellos pero los veo en otra fecha.

Puede ser un problema si solemos ver más lo que falta que lo que sí está bien, sí tenemos, sí es posible. Entonces hay que pensar: No están aquellas personas pero están otras”.

Frente al duelo de lo que no se puede tener, Suárez reflexionó que “en este mundo el consumo y lo que se tiene a veces es lo que representa la gente.

Por eso hay que rescatar lo que se es como persona, darle más valor a los recursos propios, aprovechar con la gente cercana y tratar de construir cosas que a uno le gusten.

De hecho, este es un referentes para muchas cosas, no solo en la época decembrina”. Para la piscoanalista, “más que recetas fáciles cada quien debe buscar y ver qué hay dentro de sí.

Buscar la luz interior que cada uno tiene. A veces se necesita a alguien que ayude porque la persona no puede verlo.

2019-12-15

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online


PARA COMENTAR ESTA INFORMACION DEBE LOGUEARSE EN ALGUNA DE LAS REDES SOCIALES

 
Lo Último
 
VIDEOS
Foro Aniversario: El servicio de agua potable en Caracas
Inflación en Venezuela creció cuatro veces más en abril: Ángel Alvarado
 
 
 
Enredados con 2001
 
 
 
 
 
Bloque DeArmas en línea
 
 
 
 
 
 
 
| Publicidad web | Otros Servicios | Directorio | Contáctenos |
© Copyright 1996 - 2020 Todos los derechos reservados a www.2001online.com.
Bloque Editorial Dearmas
 
Otros sitios de interés
 
 
Bloque deArmas Meridiano.net